El 23 de marzo de 1937 un buque de guerra de la flota insurgente contra la República bombardeó la ciudad de Castellón y causó, según las fuentes oficiales 18 muertos y varios heridos entre la población civil, además de cuantiosos daños psicológicos y materiales. Casi un año después, en la madrugada del domingo 6 de marzo de 1938, el mismo buque fue torpedeado y hundido por otro de la flota republicana en el cabo de Palos, donde perecieron cerca de 800 personas. Después de la investigación realizada por Juan Jarque, los fallecidos son 19, de los cuales nueve eran de etnia gitana, tres de ellos familiares cercanos del autor. Sin embargo, el objetivo principal de poner cara a quienes habían atacado a una población indefensa dio un giro radical en el autor y, como si fuera el «síndrome de Estocolmo», se compadeció de los verdugos de su familia, más cuando comprueba que mueren 765 personas de las más de 1.200 que componían la tripulación del Baleares. Ante el número tan elevado de fallecidos y la temprana edad de algunos, entre 13 y 17 años, Juan Jarque añade nuevos objetivos a su investigación, y si en un primer momento pretende sacar del silencio a los vencidos, después llega a la conclusión de que incluso los vencedores fueron víctimas. Nada ni nadie puede cambiar lo sucedido. No obstante, se puede apelar a la sensibilidad y educación de las personas para rememorar y analizar los episodios trágicos de la pasada Guerra Civil con el fin de que esto mismo no vuelva a pasar nunca más.

9788417429027
2 Artículos

Ficha técnica

Alto
24 cm
Ancho
17 cm
Páginas
168
Año publicación
2018
Idioma
Castellano
Encuadernación
Rústica

en la misma categoría

6 productos más en la misma categoría
Producto añadido