LA COCINA DE LOS FILIBUSTEROS Ver más grande

LA COCINA DE LOS FILIBUSTEROS

9788426139405

Nuevo producto

MÉLANI LE BRIS

Más detalles

Disponible

Al comprar este producto puede obtener hasta 3 puntos de fidelidad. Su carrito totalizará 3 puntos de fidelidad que se puede(n) transformar en un vale de descuento de 0,60 €.


33,65 € impuestos inc.

Más

Cuando pensamos en los filibusteros, solemos imaginarlos mascando bazofia groseramente o bebiendo a agua estancada en sus barcos perdidos en la inmensidad de las aguas del Caribe, durante su interminable espera a que pasasen galeones cargados de oro y plata o, sino, embotándose con alcoholes adulterados en los cuchitriles de la Tortuga, Petit-Goâve, en Haití, o de Kingston, Jamaica, más ocupados en devastar todo lo que encontraban a su paso, en orgías y pillaje que en una cocina refinada. ¡Nada más lejos de la verdad!
¿Por qué llamar a esta cocina caribeña, cuando podríamos denominarla también de los piratas o filibustera? Esta cocina no es solamente el producto de los indios presentes en la época de la conquista, sino también el producto de un mestizaje de influencias muy diversas: india caribeña, africana, francesa, inglesa, holandesa, española, cuyo crisol, el único, de principios del siglo XVI a mitad del siglo XVIII, fue, de hecho, el filibusterismo. Durante los primeros tiempos de la conquista, los españoles no se preocuparon demasiado de los indios que explotaban y aún menos de sus costumbres o de sus tradiciones culinarias nativas. Y cuando los esclavos africanos vinieron a las plantaciones de Cuba y la Española a remplazar a los indios exterminados, los colonos españoles igualmente también se las ingeniaron para guardar las distancias esforzándose en recrear, o al menos imitar, a las clases pudientes de la sociedad española en sus costumbres, sus formas y su cocina.
HIPPOLYTE supo plasmar lo esencial del relato en empatía con el autor, pero aún más a través de una red de homenajes a los grandes maestros la ilustración, Howard Pyle, N.C. Wyeth y le restituyó maravillosamente su dimensión propiamente onírica. En este álbum ha sabido encontrar un equivalente moderno a los grandes ilustradores de la piratería; sin embargo los tesoros que transportan esta vez, en lugar de monedas de ocho reales o piedras preciosas, son frutas, legumbres, alcoholes ardientes, boucans deliciosos. Ciertamente, esta cocina fue el verdadero tesoro de los filibusteros.

Reseñas

Escribe tu opinión

LA COCINA DE LOS FILIBUSTEROS

LA COCINA DE LOS FILIBUSTEROS

MÉLANI LE BRIS

3 productos más en la misma categoría: